Tips de compras para un closet libre de culpabilidad

Yo creo que a todas nos ha pasado que buscando algo en el clóset nos encontramos con cosas que jamás hemos usado y que, la verdad, no nos gustan. A veces incluso intentamos darles una oportunidad, pero nos miramos al espejo y no entiendes qué pasó por tu cabeza al comprar. Y ahí viene la culpa: la culpa por gastar plata en algo que nunca usamos y que podríamos haber aprovechado en otra cosa mejor.

En mi búsqueda por un clóset más ordenado y libre de culpabilidad he aprendido ciertas técnicas de compras que quiero compartir con ustedes y que tal vez nos eviten tener que pasar por la terapia de shock de Marie Kondo (dicen que prevenir es mejor que curar).

1. Al comprar pregúntate “¿Puedo usarlo está semana?”.

Esto corre tanto para ropa casual como para ropa más de salida de fin de semana. Es sobre todo válido para prendas como: poleras, vestidos, blusas, polerones, sweaters, pantalones o faldas; es decir, prendas que efectivamente podemos usar todos los días.

Les aseguro que desde que empecé a aplicar esta regla la cantidad de ropa sin usar en mi clóset disminuyo drásticamente.

2. No compres cosas para las que aun te falte otra prenda.

Ejemplo: te compraste un vestido y piensas que se vería hermoso con zapatos bajos, los cuales no tienes porque compras puras zapatillas. Tienes dos opciones: no compras el vestido o te compras ese mismo día los zapatos.

Esto va directamente relacionado con el punto anterior. Comprar algo porque pensamos que algún día nos vamos a comprar otra cosa con la que podremos usarlo es una pésima idea. Generalmente esas cosas quedan relegadas y pasan a ser un gasto inútil.

Personalmente, muchas veces prefiero comprarme la “tenida completa” de una y me aseguro de estar invirtiendo en cosas que voy a usar mucho (obviamente asumiendo que por gastar más en ese momento no voy a volver a comprar en un tiempo).

3. Es en la tienda donde más te va a gustar una prenda

Este tip lo aprendi de años de No te lo Pongas (alguien más adicta al Discovery H&H??).

El vitrinear es ensayo y error. Elegimos cosas que nos gustan, nos probamos y ahí decidimos si comprar. Mi consejo es que no importa lo larga que sea la fila, siempre pruebence.

Estando tu sola con la prenda frente al espejo puedes pensar que 1) te encanta 2) te queda bien 3) no me gusta. Solo cómpralo si te encanta, es decir, te gusta el estilo, cómo se te ve, todo.  Si no, es altamente probable que la prenda quede olvidada rápidamente y haya sido dinero mal gastado.

4. No compres en oferta algo que no te comprarías a precio normal

Ese sentimiento de comprar algo barato es increíble, lo sé. Ver ese $59.900 arriba de un sticker amarillo/rojo que dice Oferta $6.990 hace que quieras pasar la prenda por caja antes de que una de las vendedoras la vea.

Frente a está situación te recomiendo mirar la prenda y si piensas “entiendo porque está maravilla costaba $59.900” entonces te la llevas al probador. Si te encanta cómo se te ve y puedes usarla dentro de esa semana entonces te la llevas. Si respondiste negativamente a cualquiera de los puntos anteriores, amiga, estás perdiendo $6.990.

5. Si quieres invertir más de lo normal en una prenda prefiere carteras, zapatos o abrigos. 

A veces queremos regalonearnos y gastar más en algo hermoso. En estas situaciones les recomiendo preferir las carteras, zapatos y abrigos porque son ítems que pueden usar todos los días. Matemáticamente hablando, podríamos decir que aprovechan mucho más el dinero invertido. Además, una linda pieza puede elevar todo su outfit sin hacer mayor esfuerzo.

6. Que te guste el estampado no es suficiente argumento para comprar una polera de algodón. 

Yo les recomiendo evitar los estampados, sobre todo los ilustrados por tres razones: 1) que un dibujo sea bonito no significa que tengamos que ponérnoslo encima; 2) a veces el estampado se deforma con nuestro cuerpo y queda horrible; y 3) con los lavados el estampado se puede desteñir y hacer que la ropa se vea mucho más vieja de lo que realmente es.

Si están seguras-seguras de que quieren esa polera, les encanto como se veía en el probador y creen que es básicamente es el amor de su vida en tela, entonces denle. Si solo les gusta el mono, entonces no.

7. No porque a otra persona se le ve bien a ti también se te verá bien. 

Es importante conocer y entender como funciona la ropa en tu cuerpo. Es importante entender tus proporciones, tu altura, la forma de tus hombros, tu busto etc; todo puede afectar el como te queda una prenda.

Mi recomendación es ir estudiando como se le ven ciertos cortes a tu cuerpo cuando estás probándote ropa o mirar a conciencia los cortes de tus prendas favoritas, eventualmente vas a poder mirar una prenda y saber casi de inmediato si funciona para ti o no.

Y lo más importante, cuando algo no funciona no siempre tiene que ver con tu peso! Hace años baje como 10 kilos y un vestido se me seguía viendo igual de mal solo porque el corte no era para mí.

8. Encuentra tu estilo y compra de acuerdo a eso. 

La ventaja de un estilo “coherente” es que la mayoría de tu ropa va a combinar entre sí, por lo que puedes armar más outfits con menos prendas. Además, evitas comprar cosas que no te gustan o no van contigo solo porque están “a la moda”.

Una buena práctica para encontrar tu estilo es mirar tu ropa favorita y ver que tienen en común. También puedes ir armando tableros de Pinterest o guardar fotos en Instagram. Cuando estes ociosa date el tiempo de estudiarlas con detenimiento y preguntarte por qué te gustan esas fotos más que otras.

9. Compra cosas con las que te vayas a sentir segura, bonita y cómoda

Yo creo que todas hemos hecho alguna vez la tontera de ver como nos queda algo si metemos la guata…pésima idea ¿para qué gastar en algo que nos va a hacer sentir incómodas cada vez lo usemos? De hecho, cuando me pruebo ropa me paro mal apropósito, me siento, me agacho y hago muchas posiciones para ver si de verdad me siento bien usándolo o solo funciona si me paro recta (que claramente no representa la vida real).

Una prenda que me hace sentir cómoda es mucho más probable que la use seguido. Que wea más agotadora que andar todo el día pensando que me tengo que sentar super recta porque si no la ropa se me va a ver horrible. De verdad, pésima inversión de dinero y de energía.

Esos son mis tips al momento de comprar. La mayoría los tengo bastante internalizados, pero admito que de vez en cuando la sección de ofertas me juega malas pasadas u_u. ¿Ustedes tienen algún otro tip que podría aplicar?

4 comentarios sobre “Tips de compras para un closet libre de culpabilidad

  1. recorde todas las poleras y faldas que me compro por lindas pero que a mi no me vienen jajaja impulso de idiotez tengo que memorizar estos tips saludos bella ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s