Mi pelo: cómo NO lo cuido

Está no es una historia de amor a mi pelo ni de como aprendí a aceptarme tal como soy. Tampoco tengo productos milagrosos que recomendarles o un tratamiento capilar que me haya cambiado la vida. En la batalla contra el pelo yo me rendí y probablemente ha sido la mejor decisión que he tomado al respecto. 

Escribo está entrada porque últimamente me preguntan más y más por mi pelo y no puedo ayudar, no tengo ningún consejo que dar, no hay nada que este probando, es simplemente así.

La verdad, creo que sin importar los niveles de autoestima que tengamos, siempre hay algo que nos molesta de nuestro cuerpo. Para algunas son las estrías, para otras pueden ser las cejas. Para mi, la batalla más larga fue con mi pelo.

Nací con el pelo castaño claro y liso, de esos que todas queremos. Pero PUFF! llego la adolescencia y las hormonas me convirtieron básicamente en Hagdrid. Obvio que tuve un montón de otros cambios, ninguno muy a mi favor, pero podemos hablar de eso en otra ocasión.

La prueba de que fui lisa. Mi mamá me decía que a la luz del sol me veía rubia (?)

Ahora mi pelo es graso, graso completo, con el cuero cabello mucho más graso que las puntas (?) y con un montón de frizz. No es liso ni ondulado, y tengo harto pelo con una cantidad estúpida de volumen sobrepontenciada por el ya mencionado frizz.

A los 14 años empecé a pelear contra mi pelo; quería lo típico: sin grasa, sin frizz y ojalá lo más liso posible. Al principio fui al dermatólogo y me dio shampoos especiales para el pelo graso que nunca me sirvieron de mucho y eran carísimos. A los 17 años, después de 3 años de régimen absoluto de moño, mi mamá accedió a comprarme una plancha alisadora. Así, día por medio podía ir al colegio con el pelo liso y sin moño (hasta el día de hoy si me aliso justo después de secarme mi cabeza se convierte en Frizz Paradise City). A los 18 tuve una situación médica y me dijeron que esos cambios hormonales que supuestamente se regularizan en la adultez, en mi nunca iban a pasar y que ese era mi pelo forever. Ninguna pastilla (porque incluso tome pastillas) me iba a ayudar nunca y que mejor lo aceptara.

archival
Prueba de mi pelo real. Igual, si estaba con el pelo suelto ese día es porque tiene que haber estado más decente de lo normal.

Pero no quería rendirme y seguí la batalla: me seguí comprando shampoo para pelo graso (dermocosméticos y normales), intente las limpiezas profundas, los shampoo sin sulfatos ni parabenos, shampoo el barra, el bálsamo antes, masajes, dejarme más tiempo sin lavar y hasta me hice la keratina un par de veces (que me lo dejaba liso un tiempo más largo pero igual de graso: de Hagdrid pasaba a Snape). En resumen, hice todos los tratamientos que los foros me sugerían (todo muy pre grupos de facebook jaja).

Así, durante más de 10 años mi pelo tenía dos modalidades: tomado en un moño o alisado. Me sentía pésimo con mi pelo real y de alguna forma me molestaba más cuando trataban de convencerme que no era para tanto.

Llevaba años gastando energía, tiempo y dinero en una batalla que no estaba ni cerca de ganar. Veía en internet a un montón de niñas pasando por lo mismo y ninguna había encontrado la solución. Lo más cercano era la keratina, la cual no podía pagar con la regularidad que necesitaba.

Y entonces, a principios del 2017, me rendí. Y no se cómo, pero de algún modo todo empezó a solucionarse. 

short hair
Foto más o menos de esa época. Un montón de frizz, pero super filo, es mi frizz.

En este momento, mi rutina de cuidado del pelo se basa completamente en hacer el mínimo y dejar que mi pelo “sea”. Sigue sin gustarme, sigo sin pensar “weona, que bakan esta mi pelo”, pero cada día me es más fácil dejar que la gente lo vea tal como es.

Y de hecho, me he dado cuenta que la gente piensa que es así porque yo quiero que este así, y me preguntan por mi rutina o productos!! Siento que convertí uno de mis defectos más odiados casi que en una marca de estilo.

img_0865
Foto que me saque el otro día antes de acostarme para el Stop Drop & Selfie de las stories de Instagram.

Si de algún modo te sientes identificada, te dejo mi rutina de pelo actual. Es tan simple y floja que es casi un chiste pero ha mejorado mi vida completamente.

  1. Corte: El 2015 me hicieron un corte recto e increíblemente corto. Mis amigas me decían que quede como niño; pero me di cuenta de que el corte recto se mantenía mejor en mi pelo. Antes, siempre me había “hecho cortes” para que disminuyera el volumen, pero se me hacían ondas en las puntas y todas hacia la derecha (entonces, tenía puntas hacia afuera y otras hacia dentro). Dejar de intentar darle un peinado fue lo mejor para mi; pero te recomiendo que busques el corte más adecuado para tu pelo.
  2. No Peinar: Solo me peino antes de lavarme el pelo. A veces también me peino dentro de la ducha, con el acondicionador puesto y antes de enjuagar porque tengo un cepillo de goma para pelo mojado. Después de salir de la ducha trato de dejar la toalla en el pelo máx 5 minutos y no lo vuelvo a peinar, ni con los dedos (sobre todo no con los dedos…). Intento tocarlo lo menos posible y si se enreda se enreda.
  3. Shampoo: Depende un poco del ánimo y de la plata en la cuenta, pero en general uso el que que encuentre en la ducha porque en mi casa compran botellas como de 2 litros de algo en oferta. A veces me compro shampoo para pelo graso, pero de los más económicos. De todos modos, evito los con argan, coco y esas cosas.
  4. Shampoo en seco: No es tan regular, ni tengo un favorito, pero para no lavarme el pelo todos los días tiendo a usar un shampoo en seco para disminuir un poco la grasitud, sobre todo en el flequillo.
  5. Lavado en peluquería: 1 o 2 veces al mes voy a la peluquería a que me laven el pelo (y aprovecho de recortar el flequillo). No pago ningún tratamiento especial porque una vez lo hice y no vi ninguna diferencia. Pero cuando una profesional de la wea te lava el pelo queda muchísimo más limpio y me da una especie de reset y ya no se me acumula el sebo por meses jaja.

Eso. Eso es todo. Mi pelo tiene la forma que quiere cuando quiere. A veces, para carretear me lo aliso porque el sudor obvio que me va a dejar más la caga. Y la verdad, desde que deje de webearlo se porta bien mucho más seguido y a veces hasta me llegan mensajitos de que les gusta mi pelo ❤ y de verdad que los aprecio un montón!!

4 comentarios sobre “Mi pelo: cómo NO lo cuido

  1. A mi me encanta tu pelo, tiene onditas y es abultado y eso me agrada, además con ese corte de pelo se ve muy estiloso. Yo soy de las que tiene el pelo liso, no me lo plancho nunca porque es así! No uso acondicionador y está desenredado, a veces ni me peino y sigue igual de liso jajaja, además tengo poquito y está muy pegado a mi cabeza. Y la verdad es aburrido, a veces me gustaría tener una cabellera más indomable jajaja, pero bueno, al parecer nunca se está conforme con uno mismo, hay que aprender a querer nuestras cosillas no más y después todo deja de importar :3

    Muchos cariños! 😀

    Me gusta

    1. Ay Nicole, gracias! Pero probablemente hayan momentos en que tu pelo se ve increíblemente estiloso y tu ni lo notas 🌷 y super cierto, nadie nunca está conforme 😂 pero hay que aceptar y vivir no más

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s